LECHE DESNATADA EN POLVO
La fabricación de leche desnatada en polvo consiste en la eliminación de prácticamente todo el contenido de agua de la leche desnatada líquida, sometida a procesos de bactofugación y pasteurización. El agua se elimina a través de un proceso de compactación y secado por atomización hasta conseguir un mínimo del 96% de materia seca en el producto acabado. Gracias a la utilización de bajas temperaturas tanto durante el proceso de pasteurización como de compactación, la leche desnatada en polvo se caracteriza por un elevado índice WPNI > 6,0 mgN/g.

Aplicaciones:

Podemos encontrarla en una gran variedad de productos lácteos, leche UHT, leche condensada, mezclas lácteas, así como en sectores como: la panificación, la confitería y productos de charcutería.

La leche desnatada en polvo se caracteriza por su gran contenido de proteínas, capacidad emulsionante, gran valor nutritivo, sabor delicado a leche, así como por una buena solubilidad.

Envasado:

Bolsas de papel multicapa con revestimiento interior de polietileno con un peso neto de 25 kg, en envases tipo “big bag” 1.000 kg, SILO 24.000kg.

Fecha límite de consumo.

12 meses desde la fecha de fabricación.

Condiciones de almacenamiento:                                                                                                      

 Temperatura inferior a 25ºC y humedad máxima del 75%